El coronavirus nos ha dejado sin nuestro deporte favorito y se avecina importantes cambios

No hay comentarios

Javier Ramirez.- Van pasando los días, y van pasando las semanas y cuanto más pasa el tiempo más echamos de menos ese ambiente, nuestro ambiente, ese mundillo, nuestro mundillo, ese aroma popular, familiar. Después de haber pisado durante el mes de enero nuestro tan añorado Valle de Los Pedroche, las tierras mellarienses de Fuente Obejuna y haber batallado en la batalla de Munda, nos adentrábamos en Febrero Despidiendo a Miguel Ríos en su última Maratón de Sevilla y su última Media Maratón de Puente Genil que tan buenos recuerdos le han traído siempre. En el mes de Marzo conseguimos poner nuestro granito de arena para ayudar a los niños Saharauis en Villafranca de Córdoba con la ayuda de nuestros amigos de los Agujetas, y también conseguimos superar la Rompepiernas desde Belmez hasta Espiel. Pero nos quedamos con las ganas de recorrer la subbética entre Luque y Doña Mencía, y también nos faltó adentrarnos en el Olivar de Baena.

En este mes ya tendríamos que haber pasado por Ochavillo del Río y disfrutado de la Milla de Nueva Carteya y de sus desayunos molineros que con tanta ilusión nos preparaba nuestro amigo Manuel Expósito. Para el mes de Mayo nos perdemos visitar la Mancomunidad del Guadajoz en Castro del Río y esos botijos de cerámica que Agustín Córdoba nos preparaba en el Cross de La Rambla.

Llegando el calor nos adentramos en Junio, donde nos esperaría ese olor a ajo de Montalbán, ese fantástico trabajo del Club Trotabad en la joven prueba de Pedro Abad, el homenaje un año más a Antonio García Granados en La Guijarrosa y la carrera Salesiana de Montilla. Hablar de Julio y Agosto es hablar de Nocturnas, como la de Pozoblanco Corre de Noche con nuestros amigos del Ginés, la de Montoro con sus espectaculares vistas durante el recorrido, la de El Viso donde Miguel y sus compañeros de los Gazapos Rabones realizan todos los años tan buen trabajo, y dos pruebas que van siempre de la mano, la del Memorial Luciano Torrico que fuese corredor del Club de Atletismo Cordobés en Hinojosa del Duque y la de Belalcázar de la mano de Cecilia y de la voz de Fernando Torrero. Para terminar el mes de Agosto acabaríamos en las duras rampas de Monturque recorriendo kilómetros de historia, nocturneando por Villa del Río y por Bujalance con su arquitectura del Sol.

En Septiembre no podríamos perdernos la prueba que abre la temporada oficiosamente, antiguamente conocida como la Velá de la Fuensanta y desde hace muchos años propiedad del club decano de la provincia, el Club de Atletismo Cordobés. La nocturna de la Vendimia de Moriles también debería celebrarse en este mes, como la de Encinas Reales donde siempre nos acordamos de la antigua Nacional IV o el estreno de la Subida a la Torre de El Carpio, para acabar con la Carrera de San Sebastián de Los Ballesteros donde los integrantes del C. D. El Pozo nos brindan todos los años la Alameda y con la Media Maratón de Córdoba – Almodóvar donde nuestro Pedro Artajo sigue año tras año subiendo al Castillo.

En Octubre comenzaríamos saboreando el Aceite de La Victoria, homenajeando de nuevo a Joaquín Sánchez en La Carlota, reuniendo a lo mejor de Andalucía en la Legua de Fernán Núñez, recorriendo el circuito de Peñarroya – Pueblo Nuevo que hace unos años pisó nuestro campeonísimo Abel Antón e intentando conseguir un dorsal en la prueba donde la bolsa del corredor es una de las mejores de la provincia, en Aguilar de La Frontera. En Noviembre El día de los Santos deberíamos subir al Santuario Virgen de La Sierra de Cabra, para unos días más tarde visitar tierras lucentinas y a nuestros amigos del Maratón Lucena, del C. A. Luccena y del Surco Aventura, probar el Lechón de Cardeña, endulzarnos con la miel de Hornachuelos donde nuestro compañero Miguel Ángel nos prepara la mejor bolsa del corredor de toda Andalucía. El penúltimo domingo de Noviembre es tradición probar las migas de la Asociación de Vecinos Cañada Real Soriana para coger fuerzas hasta la prueba por excelencia, la Media Maratón de Córdoba.

Y para acabar el año comenzaríamos desplazándonos hasta Torrecampo donde se sortean el mayor número de productos artesanos de todo el circuito, haríamos una visita obligada al Belén de Chocolate en Rute, probaríamos las naranjas de Palma del Río, saborearíamos uno de los mejores Aceites del mundo en Priego de Córdoba y comenzaríamos a hacer Cross en el Circuito de El Hecho en Guadalcázar. Colaboraríamos de forma benéfica en la prueba de Fuente Palmera y en Benamejí, para terminar con las tan características San Silvestres, entre la que destaca la de la capital.

En definitiva, esto sólo ha sido un paréntesis. Pronto volveremos a correr juntos, pronto volveremos a saludarnos, a darnos un abrazo, a cruzar una línea de meta, a subir a un pódium, a bebernos esa cerveza al acabar de correr (o ese refresco, que no se nos enfade nadie) y ahí estaremos al pie del cañón el equipo de masatletismo, con nuestro Luis Beltrán a la cabeza. Un saludo y ánimo a todos

BannerMaker_07032020_085446

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .