La sevillana María Isabel Pérez ha sido la gran protagonista de la tarde al superar dos veces el récord de España de 60 metros, primero con 7.17 en semifinales y después con 7.16 en la final.

No hay comentarios

Redacción/RFEA.-La sevillana María Isabel Pérez ha sido la gran protagonista de la tarde al superar dos veces el récord de España de 60 metros, primero con 7.17 en semifinales y después con 7.16 en la final.

La sevillana María Isabel Pérez ha sido la gran protagonista de la sesión de la tarde del sábado en el Campeonato de España que se celebra en Ourense. Se nos acaban los calificativos para definir la actuación de Maribel Pérez: estratosférica, de ensueño, fantástica, de fábula, extraordinaria, elegid el que queráis. La sevillana ha batido dos veces el récord de España, que ella poseía en 7.20. En semifinales, con ese estilo poderosísimo al que nos tiene ya acostumbrados, voló y paró el crono en 7.17. Ella misma confesó que había salido a por el récord. Parecía difícil volver a rebajar el crono pero la discípula de Luis Rodríguez hizo de nuevo magia, venciendo en la final con 7.16. Actuación absolutamente excepcional, Maribel Pérez es ya, por derecho propio, la reina de Ourense. Ha sido el segundo título para la andaluza, después del logrado en 2020. Por detrás emergió la manchega Sonia Molina-Prados y se hizo con la plata, en marca personal de 7.31, a sólo una centésima de la mínima mundialista; había corrido en 7.35 en semis. Bronce para la sevillana Alba Borrero, también con marca personal, 7.38. Todas las finalistas corrieron en menos de 7.50, con marca personal para Carmen Marco con 7.41 en cuarta posición, mismo crono que Cristina Lara, quinta. Segundo título para Maribel en dos carreras históricas, y no sólo por los récords en sí sino también por la calidad de los mismos, pues son registros de élite mundial.



La final masculina de 60 metros tuvo como gran protagonista al catalán Bernat Canet, que se impuso con la espléndida marca de 6.61, marca personal, mejor marca española del año, récord de España sub23 y mínima para el mundial de Belgrado. Realizó una magnífica salida y supo aguantar el ataque del murciano Sergio López Barranco, que igualó su marca personal de 6.67 y se llevó la plata. La luchas por el bronce fue tan igualada que la foto finish no pudo separar al gaditano Pablo Montalvo y al conquense Alberto Calero, ambos terceros con 6.70. Carrera muy igualada, pues el quinto, José González, y el sexto, Miguel Izquierdo. Primer y brillante título para Bernat Canet, entrenado por Alejandro Mancheño, que ya en semis había mejorado su marca personal a 6.66. Alberto Calero había corrido en semifinales en 6.68.

Adel Mechaal ha logrado el título en los 3.000 metros; el plusmarquista europeo era favorito y cumplió los pronósticos. El catalán Lahcen Ait Alibou cogió la cabeza y marcó un ritmo alegre, llevándose con él al jiennense Sebastián Martos, pero el ritmo bajó y se reagruparon los atletas, pasando el 1.000 en 2:47. El gran favorito, Adel Mechaal, siempre fue bien colocado, con Daniel Arce junto a él. Al paso por el 2.000, en 5:39, Adel Mechaal lanza un ataque en el que se lleva a Martos y a Ait Alibou. Por detrás reaccionan Abdehrraman el Khayami y Sergio Jiménez. Pero Mechaal vuelve a atacar, esta vez de forma mucho más rotunda, volando hacia la meta sin ninguna oposición, proclamándose campeón de España con 8:03.74. Por detrás Sebastián Martos pudo seguir su estela y se hizo con la plata, con 8:05.61. Lucha encarnizada por el tercer puesto entre el madrileño Sergio Jiménez, que finalmente se llevó el bronce con 8:06.09, y el burgalés Dani Arce, cuarto con 8:06.22. Primer título en Ourense para el pupilo de Antonio Serrano, mañana disputará el 1.500 e intentará conseguir por tercera vez el ansiado doblete 1.500-3.000.

La final del 3.000 femenino se planteó sobre bases lentísimas, pues se pasó el primer kilómetro en 3:25. En el segundo mil la prueba se aceleró, con las favoritas vigilándose y Cristina Ruiz en cabeza. Rosalía Tárraga dio un pequeño acelerón, pasando en 6:08 el 2.000, con Ruiz, Cristina Espejo, Solange Pereira y Carla Gallardo por detrás. Ruiz volvió a coger la cabeza imponiendo un ritmo sostenido que hizo mucho daño y las atletas comenzaron a descolgarse. Carla Gallardo atacó a falta de dos vueltas, pero Soli Pereira, bien atenta, dio un latigazo enorme a falta de 300 metros y voló hacia la meta, proclamándose campeona de España con 9:17.63. La palentina Carla Gallardo, vigente campeona en cross, se llevó la plata (9:19.26) en dura pugna con la asturiana Beatriz Álvarez (9:19.33), que apareció solo en la parte final. La burgalesa Cristina Ruiz no tuvo premio a su esfuerzo y fue cuarta con 9:19.72. Primer título en 3.000 para Solange Pereira, que ya había conseguido tres entorchados en 1.500 metros de 2015 a 2017.

Antes de iniciarse la prueba de triple salto masculino, durante el calentamiento, se produjo la lesión de nuestro nuevo plusmarquista nacional, Jordan Díaz, con molestias en el cuádriceps, por las que no pudo iniciar el concurso. Noticia demoledora que dinamitó la prueba, pues era claro favorito al título. Jordan estaba completamente desolado. El castellonense José Emilio Bellido, de 34 años, realizó una gran prueba, saltó 16.15 en su segunda tentativa, y otro salto de 16.08, y se adjudicó merecidamente el título, el primero de su carrera después de cinco medallas de plata y cuatro de bronce. Estaba contentísimo al terminar la prueba. La plata fue para el madrileño Sergio Solanas, campeón el año pasado, que alcanzó 15.89, y el bronce fue para el onubense Carlos Martín, la primera absoluta de su carrera, que alcanzó 15.56, marca personal.

La madrileña Ana Carrasco se proclamó campeona de España de salto con pértiga por primera vez en su carrera deportiva. Quién se lo iba a decir hace pocas semanas, mermada en su preparación. Carrasco, discípula de Román Martín, fue campeona gracias a un salto sobre 4.27, marca personal, conseguido en su primer intento. A la segunda lo consiguió la guipuzcoana Malen Ruiz de Azua y se llevó la plata. La barcelonesa Mónica Clemente había saltado 4.22 a la primera, e iba líder en ese momento y no quiso saltar sobre 4.27, llevándose finalmente el bronce. El 4.32 fue inalcanzable para las tres. Cuarto puesto para Maialen Axpe y quinto para Miren Bartolomé, ambas con 4.12.

En el salto de altura masculino el madrileño Álvaro Corbacho ha logrado su primer título de campeón de España, al elevarse sobre 2.12 en su segunda tentativa, nueva mejor marca personal. Intentó sin éxito 2.15. Por detrás de él, sorprendentemente, hasta seis atletas saltaron 2.08 y no pudieron con los citados 2.12. La plata fue para el catalán Ángel Torrero, sin fallos hasta ese 2.08, y el bronce fue para el andaluz Carlos Rojas, al que un nulo sobre 2.03 le negó la plata. Eduard Fábregas fue cuarto, Saúl Villalba y Daniel Torrero compartieron el quinto puesto y Alberto López fue séptimo, todos con 2.08. El mejor marquista español, Xesc Tresens con 2.17, no pudo con el 2.08.

La gallega Belén Toimil se hizo con su segundo título en el peso. Pero fue un concurso extraño para la discípula de Carlos Burón, pues, mermada físicamente, sólo realizó dos lanzamientos, con 16.89 en el segundo. Además lo hizo realizando sólo medio giro dentro del círculo. La leonesa Mónica Borraz estaba predestinada a la plata, y así fue, pero de qué manera, pues llevó la bola hasta los 15.82, marca personal. El bronce sí fue una sorpresa, pues la tolosarra María Felisa Okomo mejoró ampliamente su marca personal en su último tiro con 14.33, en detrimento de la alicantina Paula Ferrándiz, que se había asentado en el bronce con 14.29.

La manchega Paula Sevilla fue la más fuerte de las semifinales de 200 metros. Marcó 23.41 en la segunda, por delante de los 23.84 de la burgalesa Lucía Carrillo en la primera y de los 23.76 de la también burgalesa Eva Santidrián. Se clasificaron también para las finales de mañana Talía Mara Pérez (24.34), Esperança Cladera (24.05, marca personal) y Esther Navero (24.13). En las semifinales del 200 masculino el mejor fue el andaluz Daniel Rodríguez, que logró bajar de 21 segundos, con 20.93. En la primera, gran rendimiento y marca personal para el catalán Oriol Madi, con 2.16, y en la segunda triunfo para el madrileño Ignacio Sáez, con 21.28. Pasaron también a las finales Sergio Juárez (21.23), Adriá Alfonso (21.71) y José María Marvizón (21.71). La nota negativa fue la lesión del barcelonés Pol Retamal, que tuvo que abandonar la prueba; era favorito a las medallas.

Primera toma de contacto de los vallistas con la pista de Expourense, en una prueba de mayor nivel de nuestro atletismo. Los favoritos se lo tomaron con calma. El mejor fue Orlando Ortega, nuestro medallista olímpico, que en la primera eliminatoria se mostró mucho más fresco que en carreras precedentes; paró el crono en 7.71, igualando su marca del año, pero claramente sin rendir a tope. Asier Martínez, que ganó la segunda serie con 7.98, y Enrique Llopis, que hizo lo propio en la tercera con 7.82, ocultaron totalmente sus cartas. Kevin Sánchez, con 7.86, se adjudicó la cuarta. A destacar los 7.77 del madrileño Daniel Cisneros, detrás de Orlando Ortega.

Las vallas femeninas mostraron muy buen nivel en las eliminatorias. La figura en ellas ha sido la barcelonesa Xènia Benach, que ha ganado la tercera con 8.06, marca personal, mínima para Belgrado, mejor marca española del año y quinta mejor española de la historia. La vimos rapidísima, ambiciosa, felina sobre las vallas, ha dado una impresión magnífica. Por su parte, la guipuzcoana Teresa Errandonea venció en la primera serie con 8.17, Claudia Villalante en la segunda con 8.52 y Alba Lobato en la cuarta con 8.29. A destacar los 8.40 de Sanae Zouine, Emilia del Hoyo y Mireia López.

Buenas semifinales masculinas de 800 metros. La primera fue la más rápida, lanzada por Eduardo Romero, y el mejor fue Adrián Ben, nuestro finalista olímpico, que venció, frenándose mucho al final, con 1:48.13, y que arrastró a Alberto Guerrero y a Marcos Leonardo a la final. En la segunda el salmantino Álvaro de Arriba fue el más fuerte, venció con 1:49.34, y no dio opción al madrileño Pablo Sánchez-Valladares, que al final se clasificó para la final por milésimas, porque empató a marca con Eduardo Romero, que había corrido la serie anterior. En la tercera, el murciano Mariano García, el nuevo plusmarquista nacional, dio un recital, escapándose desde el principio y terminando en 1:47.92, mostrando un espléndido estado de forma. Las semifinales de 800 metros femeninos vieron las victorias de la balear Lucía Pinacchio en la primera (2:08.83), de la salmantina Lorena Martín, la mejor marquista del año, en la segunda (2:07.52), de la catalana Marina Martínez en la tercera (2:07.29) y de la madrileña Lorea Ibarzábal en la cuarta (2:07.96). Las dos plazas por tiempos para la final fueron para la olímpica Natalia Romero, sorprendida por Marina Martínez, y para Erika Torner.

Enlaces relacionados:

RESULTADOS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.